Ganador del Premio Nadal 2016

Queridos lectores
La pasado noche de reyes se celebró la entrega de premios “Nadal”. Por ello el post de hoy tenía que ser dedicado al ganador del premio Nadal 2016:

Victor del Árbol 
Fuente:culturamas.es
Hemos querido compartir con vosotros un articulo realizado, el pasado 30 de septiembre del 2015, por el blog-cultura del País.  En este, nos enumeraban las cinco razones por las cuales el escritor había sido galardonado, en Francia, con un premio a la mejor novela policíaca extranjera.
Esperamos que os guste.

Cinco razones por la que Víctor del Árbol se merece su éxito en Francia

El género negro vuelve a estar de enhorabuena. Víctor del Árbol ganó la semana pasada el Gran Prix de littérature policière a la mejor novela extranjera por Un millón de gotas. Es un premio de los de verdad, de los que dan en Francia, fundado en 1948, que poseen, entre otros Jean-Patrick Manchette, Didier Daeninckx, Mary Higgins Clark, Elizabeth George, Thomas Harris, Patricia Highsmith, Arnaldur Indriðason, P. D. James, Léo Malet y Manuel Vázquez Montalbán. Ahí es nada.
La vida hace difícil que este bloguero celebre las cosas a su debido tiempo, así que ahora me sumo a las loas con mi pequeña lista de grandes cosas por las que leer y apreciar a Víctor del Árbol.
Sobre el autor, tienen esta extraordinaria entrevista de Carles Geli.
1.- Un escritor con un objetivo: la literatura. “La felicidad está en ser honesto con uno mismo”. “Seguimos nuestro camino”. Son dos frases de dos conversaciones con el autor: la primera, tras quedarse sin un premio merecido que ganó otro crack hace poco; la segunda, tras obtener este galardón. La clave: no cambia tanto para un escritor obsesionado con su proyecto, con su ruta, con su guía. Un autor que admira a Juan Marsé y no lo hace en vano, que entiende la literatura como búsqueda. A los pies del templo de Monserrat o en una terraza de Getafe, Víctor del Árbol me ha contado planes, tramas, ideas, personajes y todo, siempre, con una idea detrás: rendir culto a la literatura y ser coherente consigo mismo, con su proyecto.


2.- Personajes sin trampa. Cuando se lee cualquiera de las novelas de Víctor del Árbol se le puede acusar de demasiado complejo, de exceso de ambición, pero nunca de que sus personajes no tengan fondo. Nunca. La maldad del Publio, la desesperación de María o Gabriel y su hundimiento a lo largo de los años en la Tristeza del samurái no tiene nada de maniqueo, de artificioso; la Gloria Tagger de Respirar por la herida es inapelable; los Gonzalo y Elías Gil de Un millón de gotas son ellos solos los sueños, ambiciones y decepciones de dos mitades del siglo XX.
Víctor escribe en cuadernos de espiral y los llena con datos que nunca usa de sus personajes. ¿Para qué? Para que no les vean las costuras, para que tengan vida, para que no den vergüenza ajena al lector.


3.- El mal no descansa, la casualidad no existe, el pasado vuelve. El relato que aparece en Un millón de gotas de la isla de Nazino, de los hombres buenos convertidos en lobos para no morir en las fauces de otros hombres es la imagen dramática de todo un siglo y la mejor muestra de que Víctor del Árbol controla la materia oscura. ¿Y la casualidad? Refugio de cobardes. O como decía otro personaje de Un millón de gotas: “Una apariencia en la que se escudan los que no necesitan saber más”.
Y el pasado vuelve, claro. Sin piedad. Y nada de lo que hacemos queda inmune. Los personajes de las novelas de Víctor son víctimas de sus actos y errores y de los actos y errores de otros. Como en la vida misma.


4.- No es negro, es melange. Así dicen algunos críticos en Francia. Aunque Víctor del Árbol se haya hartado a ganar premios en este género (Prix du Polar Européen 2012, por ejemplo) es un escritor que trasciende fronteras. Me gusta su deje folletinesco, su pasión por la novela histórica, sus idas y venidas temporales, su control del thriller, su tensión dramática. ¿Y qué me dicen de Respirar por la herida? Si es negra es porque la vida es negra.


5.- El amor no es una chorrada. Cómo uno de los autores más duros y despiadados con los sentimientos del lector de todo el panorama negro es capaz de hacer del amor un elemento central de su obra es un misterio que trataremos de resolver la próxima vez que hablemos con él. Mientras, les diré que en sus novelas hay historias de amor de verdad, del que no siempre termina bien, nada rosa, nada ideal.

Puro oro negro. Si lo han leído, celébrenlo. Si no, corran a por un libro suyo. Lean y disfruten.



¿Conocíais a este escritor? ¿Habíais leido algo sobre él? 
Contarnos vuestras opiniones 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *